Nunca es demasiado tarde – Una crítica de cine

Nunca es demasiado tarde – Una crítica de cine

Read-the-english-version-hereDurante las celebraciones del Día de Muertos en México se me ocurrió recomendarte una película. Y no, no es de terror o de zombis, ni esas cosas. Es una película británica del género de drama que le gustará a aquellos a quienes buscan el cine con temas como el significado de la vida, la muerte, la soledad, la rutina, la historia familiar y la esperanza.

 

¿Cómo se llama la película?

La película se llama Still Life (2013) dirigida por Uberto Pasolini que aunque la traducción literal de “still life” sería algo así como “vida inmóvil” o “vida quieta” en muchas partes en español traducimos la frase “still life” como naturaleza muerta refiriéndose al arte de pintar o fotografiar objetos inertes. En España tradujeron el título de la película como “Nunca es demasiado tarde”. La película es del género de drama. Así que no esperes mucha acción ni efectos especiales o esas cosas. Si ves películas con temas de la vida, la reflexión e introspección, ésta te gustará. Además la actuación de Eddie Marsan en esta cinta fue genial. Y cómo no, ya después supe que ganó el premio al mejor actor británico en el Festival Internacional de Cine de Edinburgh del 2014 por su papel en esa película.
Cartel de la película Nunca es demasiado tarde

Cartel de la película Nunca es demasiado tarde (STILL LIFE. 2013) — Imagen de IMDB

¿De qué se trata?

Se trata de John May (Eddie Marsan), un hombre que trabaja en la oficina de un consejo municipal en Londres tratando de encontrar familiares de difuntos no reclamados. John toma su trabajo bastante en serio y con tanta devoción que con frecuencia camina la segunda milla para encontrar a esos familiares y tratar de convencerlos para que asistan a los funerales que por lo regular nadie acepta, recordándonos en primer lugar de por qué cada difunto estaba abandonado.

John vive de la manera más simple. Él mismo es un hombre solitario. Parece que no sabe cocinar y una lata de atún con pan tostado es suficiente para él. Mirar hacia los lados tres veces antes de cruzar la calle, no dejar su portafolio en el guarda-equipajes arriba de él en el tren y evitar probar cosas nuevas lo muestran como un hombre obsesivamente precavido. Su excesiva formalidad en el trato con la gente y la exactitud al poner cada objeto en su lugar muestran a un hombre muy excéntrico. Aunado a esto, John parece carecer de emociones, no sonríe ni muestra dolor o tal vez hasta que uno mira atentamente en la profundidad de su mirada.

Para John su vida es el gran deber de dar el mejor adiós a esos fallecidos olvidados. Por iniciativa propia él también elige los féretros, escribe los homenajes fúnebres, organiza y asiste a los funerales siendo con frecuencia el único presente. Sin embargo, para el gobierno lo ideal es abaratar costos e incinerar a todo difunto olvidado así que después de más de veinte años de servicio, John es despedido concediéndosele trabajar en un último caso de un hombre que fallece justo al otro lado de la ventana de su casa. Éste resulta ser el caso central de la película en el que cambiará las cosas por completo en la vida de John. Se le ve disfrutando de un helado, tirando piedras en un lago, buscando un regalo para alguien en vida y finalmente sonriendo por primera vez en la película. John incluso experimenta una cierta emoción positiva que pareciera nunca haber experimentado. Es cerca del final en el que John comienza a verdaderamente vivir. Y observa muy bien esa fantástica actuación.

¿Cómo se me ocurrió verla?

Bueno, tal vez la sinopsis no parezca demasiado interesante.  ¿A quién le va interesar ver una película de muertos olvidados? ¿Tal vez a alguien que trabaje en algo similar o en la morgue? Y de hecho ni estoy seguro cómo fue que caí en verla. Pero fueron las primeras escenas las que me levantaron la curiosidad. En menos de un minuto y medio se ven tres funerales de tres religiones diferentes y cada uno con su respectiva música. En cada ceremonia se ve todo sin gente excepto dos personas, el oficiante religioso y John. Después de eso me dio curiosidad la peculiaridad de John y sus acciones. Un hombre meticuloso y con una rutina bastante establecida que a pesar de su seriedad hay una mirada que emana empatía por aquellos fallecidos que trata de ayudar.

La película también se me hizo interesante por la composición de varias tomas. Había tomas simétricas y de objetos cuidadosamente ordenados, claro, muy acorde al título en inglés de la película. Los lugares a los que John entra son para que la audiencia también tome nota de los pequeños detalles del tipo de vida que llevaban los que vivían ahí. Una cama vacía todavía con la almohada hundida como si un ser invisible siguiera acostado ahí, pantimedias colgadas en la ventana, un sillón que sin una pata es detenido con una pila de libros, una crema con la huella de tres dedos y más son una invitación a la observación. Muchos detalles que parecen insignificantes y aun así pueden decir mucho.

Lo mejor y la gran razón para ver esta película

Sí, la película tiene partes algo lentas en la trama. Hay muchas tomas de John caminando o realizando rutinas metódicas, de calles, de cuartos y de objetos ordinarios que para los que nos gusta la fotografía podrían ser interesantes, pero para el resto de la audiencia podrían ser tomas tediosas y largas; en realidad hasta cierto punto la atmósfera tiene un matiz deprimente. ¿Y entonces por qué recomiendo la película? En gran parte por el final. El final me tomó por sorpresa y es conmovedor. Y ni te molestes en adelantarle a la película para sólo ver el final. No lo entenderías y no causaría el mismo impacto. Como toda película tienes que ser transportado al punto en el que dejas tu realidad para vivir lo que estás viendo. Entonces repentinamente el final te sorprende. El final es ideal para una conversación después de ver la película. La película puede dividir opiniones y no dudes que según tu opinión acerca del final dice mucho sobre ti y tu percepción de la vida.

Mis reflexiones en base a la película:

Vive la vida

Tal vez muchos de nosotros nos encontremos demasiado enfrascados en las cosas del trabajo, escuela u otras actividades. No necesariamente al punto de vivir una vida demasiado estructurada y sin descubrimientos como la vida de John, pero sea cual sea tu vida, tal vez no tomes tiempo para conocer cosas nuevas y dejar tu zona cómoda.

Al ver la película podríamos sentir condescendencia al ver a John no salir de su pequeño mundo, pero ¿te has puesto a pensar que tu mundo también es pequeño comparado con la inmensidad de cosas por descubrir que hay fuera de él? Toma tiempo para cambiar tu ruta a la casa, para probar nuevos platillos, conocer gente nueva, escuchar las ideas de otros, ir a un lugar diferente, aprender otras cosas, viajar y más. No tienen que ser cambios drásticos que comprometan la estabilidad que deseas ni las cosas edificantes y virtuosas de la vida. En realidad cosas tan pequeñas pueden hacer una gran diferencia. Cada quién sabe la medida de su tolerancia, el punto es ir agrandando esa zona de confort.

Piensa en tu paso por la vida, es como un viaje lleno de oportunidades por descubrir. La parte difícil es el no asentarse en lo mismo y conformarse con algo cuando hay mucho más afuera de lo cual no tenemos ni idea. Es como ver el universo y conformarse con una estrella cuando se pueden tener muchas más. Toma lo más que puedas de la vida y trata de hacer una historia cada vez más interesante con cada día que pasa. Sé como un niño que siempre descubre, aprende y experimenta cosas nuevas constantemente.

La muerte

En la película se toca el tema de que los servicios funerarios son para los vivos y no tanto para los muertos. El jefe de John hace mención de esto tratando de hacer ver a John lo vano e infructuoso que es el esmerarse tanto por un muerto olvidado. Algunos están de acuerdo con esta declaración y otros no. Y yo te pregunto a ti ¿cuál es tu punto de vista? ¿Crees que un funeral es sólo para los vivos o el que ha muerto también se beneficia de ello? ¿Haces un funeral por tradición simplemente? Y si crees que el funeral es sólo para los vivos, ¿en qué sentido?, ¿para buscar consuelo?, ¿para honrar entre los vivos al que ha partido?, ¿para cumplir con el compromiso moral de concederle la última voluntad al fallecido?, ¿para quedar bien ante la sociedad? O si crees en una vida más allá de la presente y que el funeral también es para los muertos ¿en qué forma lo es? Tal vez sean preguntas demasiado extrañas o parezcan patéticas, al menos en este punto de tu vida, pero al fin y al cabo son preguntas que ayudan a uno a conocerse mejor y encontrar un sentido a las cosas que hacemos. Así que ¿qué opinas?

La soledad

Londres es una ciudad de casi ocho y medio millones de personas [1] y que una persona se sienta sola en medio de tanta gente parecería absurdo, pero en realidad no es de sorprenderse. Así como en Londres, sucede en cualquier otra ciudad. Y las ciudades grandes son paradójicamente en las que uno está más expuesto a esto. En una ciudad grande es más fácil ser un número más en la calle. Los vecinos van y vienen, las tiendas y negocios cambian, los empleados son temporales, los transeúntes parecieran ser irrepetibles cada día y así uno corre el riesgo de quedarse aislado y confinado en las celdas del trabajo o departamento en donde se vive. La soledad no es necesariamente estar solo sino la falta de conexión con los demás, la falta de compañía en la vida. Cada persona necesita un nivel de sociabilidad diferente a los demás, así pues se puede estar solo por gusto o no desear ser interrumpido y no sentir soledad. Se puede estar rodeado de gente y sentir soledad por no poder conectarse con nadie.

En la película, John regresaba cada día a un hogar vacío en el que también se tomaba el tiempo para alimentar un álbum fotográfico en el que agregaba la fotografía de cada difunto no reclamado. La falta de expresión de John no muestra dolor emocional y queda en la mente del espectador interpretar cuánto lo afectaba la soledad o no. Esa decisión fue brillante en la película ya que así se evita que el espectador entre en una fácil y cansada condescendencia estimulada de tristeza y lástima por John haciendo que la película se vuelva demasiado deprimente, en realidad eso es algo que el espectador debe ir notando e interpretando a su propio ritmo. Observa la vida de John y ve si en algún momento te identificas con él o si sientes algo con respecto a su forma de vida. Entonces ve si hay algo de eso en tu propia vida y que ni siquiera habías notado.

La historia familiar

El personaje de John en la película muestra ser bastante observador y sensible a las cosas. Cuando llega a la casa de alguien que ha muerto observa con detalle las cosas y busca pistas para tratar de identificar qué tipo de persona era el fallecido. John escribía los homenajes de esas personas basado en esos descubrimientos que lograba mediante cartas, libros, música y otros objetos encontrados en la casa así como entrevistando a posibles conocidos.

Los que hacen historia familiar entienden cuán valiosas son las cosas que deja la gente al partir de esta vida. Los objetos tal vez sean completamente inservibles para uno pero en realidad bien pudieron haber sido especiales para el dueño o si no por lo menos brindan información muy importante acerca de la persona. Las pertenencias dejadas hablan sobre la personalidad, los gustos, profesión, hábitos, dificultades, motivos, experiencia y muchas cosas más de la gente. Los objetos ayudan a reconstruir y descubrir vidas. Uno no lo entiende hasta que uno no se ha metido lo suficiente en la investigación de una persona que ha partido.

Hoy en día la ropa que usamos, nuestros muebles, nuestros artículos de limpieza personal, la comida de nuestra alacena, los cuadros, los libros y en sí nuestras pertenencias en general son los testigos diarios de la verdadera persona que somos. Así que en un sentido la frase dime “qué tienes y te diré quién eres” tiene algo de sentido. Pon atención al discurso fúnebre que preparó John para Jane Ford, la mujer dueña de un gato, es un buen ejemplo de cómo fueron utilizados los objetos que dejó atrás y cómo John buscaba lo positivo en la gente, para mí fue algo conmovedor el gran detalle.

La esperanza (no leer si no has visto la película y no quieres que te arruine el final)

Es muy importante que no leas esta parte si no has visto la película y planeas verla. El final no causará el mismo impacto si lees esto. Finalmente el trabajo de John lo lleva a tener éxito en su último caso, el de Billy Stoke. Esta ocasión logra reunir a varias personas en el funeral. Y no sólo eso, John conoce a Kelly Stoke (Joanne Froggatt), la hija de Billy quien lleva una vida afectada por el abandono y la soledad, tanto él como ella muestran un gusto por la compañía del uno por el otro. Una chispa de esperanza llega a la película cuando ambos acuerdan verse en el funeral de Billy y de ahí mismo ir a tomar algo.

El día del funeral está a unos cuantos días y ya se puede sentir cierta emoción en John. Pensando que John y Kelly han de terminar juntos en el clásico final esperado pues no resulta así. John a pesar de ser tan precavido en las cosas que aún antes de cruzar la calle mira a los lados tres veces esto no lo salva de ser atropellado. John muere y en su funeral, curiosamente en el mismo día del de Billy Stoke, no hay nadie. El sacerdote es el único presente en la ceremonia, pero omite la liturgia. No hay discurso para John, no hay nadie juntando pistas acerca de su vida, no hay nadie tratando devotamente de localizar a sus familiares. Y aun cuando en vida se le había dicho en forma burlesca que llegado el día se le enterraría bajo la sombra de un árbol, en su sepultura sólo está el tallo de un árbol cortado; no hay árbol, no hay lápida, no hay visitantes, no hay nadie.

Ahí mismo a unos cuantos pasos y a la misma hora está Kelly asistiendo al entierro de su padre. Kelly sin saber lo ocurrido a John voltea a los lados preguntándose en dónde estaría él. El par de hombres que enterraron a John se acomodan sus palas y se marchan indiferentemente hablando de otras cosas. Kelly conversa brevemente con algunos asistentes del funeral de su padre y avanza ya para partir hacia un sendero con algunos de ellos; se detiene por un breve instante y voltea hacia la dirección donde yace John. Pero no, no hay manera de saberlo y ni siquiera sospecharlo, Kelly simplemente continua sus pasos y se marcha.

La última toma muestra en el centro el lugar donde John yace y con árboles más al fondo. Y aquí la parte interesante, justo cuando todo parece terminar así, en el momento menos esperado, con fondo musical aparecen caminando en forma respetuosa y solemne rumbo al lugar de John uno a uno los espíritus de aquellos a quienes John ayudó para llevar a cabo sus respectivos funerales. Billy Stoke, Jane Ford, la mujer del sombrero rosa, el militar, el judío, y decenas de otros espíritus más llenando la toma final. Todos alrededor del lugar de John para rendirle tributo, o recibirlo si lo quieres ver así. Y es ahí cuando se da paso a los créditos finales de la película.

El final podrá dividir opiniones. Algunos sentirán tristeza porque John murió y no logró quedarse con la chica. Pero en realidad fueron los últimos días de John los mejor vividos en la película. Logró disfrutar cosas nuevas y logró cerrar exitosamente su último caso. Pero más que eso, pudo cosechar el fruto de lo que sembró durante los 22 años en los que estuvo trabajando. John no es olvidado por aquellas almas a las que quiso darles su mejor funeral. John atesoraba a esas personas como si fueran sus difuntos y tenía una fotografía de ellos en su álbum.

Sí, John se quedó sin la chica pero en esta historia finalmente ya no estaría solo. Y es cierto, no hubo mucho en el lado del romance y la infatuación, pero en cierta manera el libro está abierto para una interpretación posterior en la que John tenga su oportunidad después de esta vida. Eso ya te toca a ti interpretarlo así si lo deseas. Por lo pronto John tuvo el funeral más concurrido de todos y su recibimiento fue emotivo, el contraste principal de toda la película.

También te recomiendo leer mi recomendación: Amor a la carta

Y siguiendo esa narrativa ¿qué tal tú? ¿Cómo crees que habrías de ser recibido en el otro lado del velo? ¿Cómo será tu visita al mundo de los espíritus? ¿Cuántas vidas habrás tocado en vida o muerte al final de tu paso por esta tierra? o ¿siquiera crees en la vida después de la muerte?

Me gustaría mucho saber tu opinión. Compártela en la sección de comentarios abajo. Si no ves la sección de comentarios, vuelve a actualizar la página presionando juntas las teclas CTRL y R  🙂

Si te gustó esta entrada, haz click en los botones de Facebook o Twitter y compártelos ¡Hasta la próxima!

Crédito de imagen:

Still Life Movie Poster. Digital image. IMDB. N.p., n.d. Web. 20 Nov. 2015. <http://ia.media-imdb.com/images/M/MV5BMjIyMzI1ODU5MF5BMl5BanBnXkFtZTgwNTIyMTI2MzE@._V1_SX214_AL_.jpg>.

Referencias:

1. “Population and Migration.” The Neighbourhood Statistics. Office for National Statitstics, n.d. Web. 20 Nov. 2015. <http://www.neighbourhood.statistics.gov.uk/HTMLDocs/dvc134_a/index.html>. Sitio web en inglés acerca de la población del Reino Unido, incluyendo Londres.

  • www.adiccionporlosviajes.com

    Ahora la quiero ver. Un abrazo Jesús!!!