La comida china

La comida china varía en gran cantidad de región en región tal como es el caso de México. Lo que se come en una ciudad podría ser completamente desconocido para otra. Sin embargo no hay duda de que será muy diferente a lo que uno está acostumbrado a comer. Comer en un restaurante de comida china en México no es lo mismo a comer en un restaurante de comida china en China.

China se empezó a abrir al mundo hasta hace relativamente pocos años, lo cual significa que todavía no existe mucha variedad de comida internacional. KFC y algunos McDonald´s son las pocas opciones de franquicias extranjeras (y saben algo diferente), casi todo lo demás es comida local; en las ciudades más grandes hay comida coreana, japonesa y de algunos otros países pero con menos presencia. Beijing y Shanghái cuentan con las mayores variedades de cocinas y franquicias de comida locales e internacionales.

La comida en la región en que me encuentro (Shandong, noreste del país al sur de Beijing) la comida parece enfocarse en arroz, fideos, pollo, pato, pescado, dumplings, puerco, y otros. Las frutas y verduras que abundan (dependiendo la temporada) son las mandarinas, granadas, tomates, cebolla morada, brócoli, coliflor, plátanos, repollo, pimientos verdes, manzanas (no sabría decir qué tipo), lechuga, papas, pérsimos, y otra variedad similar de hongos, hortalizas, frutas y verduras que nunca había visto antes y aún no sé sus nombres.  Respecto a los platillos puedo decir que por lo general son de sabores salados y/o picantes que comparados a los de otras regiones no tiene nada dulce. También se come mucho el pescado pero si no es en un buen restaurante no lo recomiendo. Por otra parte, el pescado seco no está tan mal, hay gran variedad y es fácil encontrarlo en las tiendas grandes o pequeñas.

El precio de la comida es accesible, lo más barato es en los lugares menos turísticos pero al mismo tiempo no se podría siempre esperar mucho de la calidad de la comida cuando los precios son muy baratos. Hay platillos que a muchos en el occidente les gustan pero después de un tiempo algunos se cansan de la comida. Para esto se podría cocinar y hacer algo diferente o más parecido a lo que uno conoce.

Fuera de las zonas turísticas, los palillos chinos son la norma y el tenedor es obsoleto, incluso las cucharas no son tan comunes ya que se bebe directamente del tazón y se usan los palillos para todo ingrediente sólido. Los supermercados no tienen gran variedad de comidas occidentales y casi toda envoltura y paquete está en chino. Algunos productos no son comunes en China, por ejemplo, cereales de caja, granola, quesos, mantequilla, crema, tocino, ciertos cortes de carne,  aguacates, tortillas, guayabas, limones, jalapeños, serranos, espaguetis, orégano, chocolate amargo, chocolate en polvo, puré de tomate, salsas, ciertos dulces y frituras, y otros. Cuando se tiene la fortuna de encontrar alguna de estas cosas su precio es más caro que el precio normal del país de origen.



En los lugares que he visitado en el este de China no me ha tocado ver que las bebidas se sirvan tan frías como en México y mucho menos como en los EEUU. Es de particular atención ver que se acostumbra a tomar agua hirviendo en casi todo momento aún en la época de calor. Al ir a un restaurante o al ser invitado a sentarse en alguna oficina o establecimiento se te ofrecerá agua hervida y caliente; según otros maestros esto es cierto aún durante el verano. Muchos lugares públicos ofrecen agua hirviendo de forma gratuita, la gente llena sus botellas o tazas o incluso trae sus tazones de sopa de fideos instantáneos para llenarlos con ella.

Tengo mucho que comentar sobre este tema, pero eso lo dejaré para otras entradas más adelante.