La vida ideal de un chino

Mientras recorría en una cómoda van con doce personas las soleadas calles del sábado pasado en Qingdao, nuestro guía de turistas nos dijo que había un dicho muy conocido por un escritor chino muy famoso que dice más o menos así:

 

“La vida ideal de un chino es tener una casa estadounidense, un cocinero chino, una esposa japonesa, una amante francesa, un salario inglés, un criado de la India y una sirvienta filipina”.
 

En un momento explicaré las razones que me dieron. A pesar de sonar a una broma, de alguna manera descubre un poco la mentalidad de algunos sobre el concepto de lo ideal.

Yo les dije que mi vida sería un poco menos exigente que eso. Vivir en México con un salario en dólares sería suficiente para mí.

 

Una casa estadounidense

Explicación: Las casas en los Estados Unidos son grandes.

Comentario personal: Es cierto, por lo general son grandes, mínimo con una cochera y un jardín enfrente y atrás, sótanos y áticos. Pero no todas las casas son así, en San Francisco encontré algunas viviendas que por su reducido tamaño además de su variedad de colores y diseños parecían hechas para un parque de diversiones miniatura.

 

Un cocinero chino.

Explicación: La comida China es deliciosa.

Comentario personal: He comido bastante bien en algunos lugares por aquí, pero al mismo tiempo me topo frecuentemente con cosas demasiado radicales para mi paladar. Los chinos parecen estar muy contentos y orgullosos de su cocina. Por lo menos la provincia de Shandong, en donde vivo, no está tan inundada de restaurantes extranjeros como México, los EEUU, Europa, o el Medio Oriente. La comida es mayormente local, las excepciones son la cocina de otras partes de China, de Corea del Sur y de Japón. Curiosamente hay varios KFCs y algunos McDonald´s también, pero los menús están modificados y adaptados.

¿Pizza?, ¿spaghetti?, ¿hot dogs?, ¿tortillas?, ¿granola?, ¿queso?, ¿mantequilla?, ¿aguacates?, ¿piña? Estas cosas podrían permanecer completamente inadvertidas e inexistentes en la vida de la gran mayoría de los chinos. Por lo menos en las ciudades que he visitado hasta ahora.

 

 

Una esposa japonesa.

Explicación: Las mujeres japonesas son obedientes.

Comentario personal: No tengo idea, nunca he estado casado y no conozco japonesas casadas. Me pregunto si tal frase significa que las japonesas son obedientes, o las chinas son las “desobedientes”, o los chinos son los que simplemente no pueden con las mujeres en general… mmm… debo añadir que una vez una mujer china casada y desconocida me quiso invitar a salir… acciones como éstas tal vez sean motivos para desear una mujer japonesa por parte de los chinos, no lo sé. También se me hace de particular curiosidad ver que de todas las características posibles y deseables que se le pueden atribuir a una mujer, la obediencia sea la más valorada, por lo menos en este dicho de la vida “ideal” de un hombre chino.

 

Una amante francesa

Explicación: Las francesas son románticas

Comentario personal: París es romántica en sí. Sus calles, luces, puentes, andadores, parques y jardines, bancas, restaurantes, cafés y casi cada rincón pintoresco basta para poder escuchar alguna canción afectiva, ver la torre Eiffel, degustar alguna exquisitez, o resguardarse en una esquina privada y susurrar las más encantadoras palabras y retórica en cualquier idioma, tono y volumen. Así lo percibí en mi viaje por París en el 2009. Pero aún así, creo que es más la fama del cine occidental y publicidad fonética del idioma que la realidad. El orgullo nacionalista francés con el que me he topado en mi reducido número de encuentros con mujeres francesas en Francia y en el extranjero tiende a romper toda atmósfera de coqueteo y romance. No dudo que debo conocer más francesas, pero en mi opinión muy personal, lo romántico va con el criterio personal. Así pues toda mujer es romántica según el gusto de cada quién, por eso tal vez una mexicana nacionalista podría entrar en conflicto con el nacionalista de otro país, en cambio que a mí me hable español educado de México, cante ranchero, cocine chiles rellenos o vista ropa tradicional con eso ya me mueve el tapete.

Por otra parte… ¿amante? parece una idea poco conservadora ¿no? ¿dónde quedaron los valores de la fidelidad, lealtad, honestidad, castidad, confianza, devoción, decencia, virtud, honor, integridad, etcétera? sería interesante ver qué tanto se valoran estas cosas en la cultura china.

 

Un salario inglés

Explicación: Los sueldos son altos y la libra esterlina es una de las monedas más fuertes y de más valor en la actualidad (más que el dólar y el euro).

Comentario personal: Los sueldos en Inglaterra son bastante atractivos. El bretón promedio gana 500 libras (10,500 MXN o 780 USD) a la semana o 2000 libras al mes (42,100 MXN o 3,130 USD) (Fuente: Wikipedia – Income in the United Kingdom). Ahora que escribo esto probablemente todos van a querer irse a Inglaterra ¿no? 🙂

 

Un criado de la India

Explicación: Los oriundos de la India son muy leales y comprometidos con sus jefes.

Comentario personal: No tengo idea, no he tenido criados de la India, normalmente son ingleses y les pago en libras esterlinas… bueno pues, no. Nunca he tenido criados ni tampoco conozco gente de la India (excepto uno o dos que me atendieron en un restaurante de comida de la India). Lo que sí puedo decir es que sí he hablado con muchos por teléfono cuando tengo necesidades de atención al cliente en alguna compañía. Bastante educados en su hablar a pesar de su particular acento.

 

Una sirvienta de las filipinas

Explicación: Las filipinas son muy hacendosas.

Comentario personal: Parece ser que tienen fama en todo el mundo, había muchas filipinas en Jordania y Egipto trabajando como sirvientas para las clases privilegiadas. También recuerdo que algunas cocinaban muy bien. Un sueldo en las Filipinas es tan bajo como en la India o China.

 

Lo opuesto

Estuve buscando el dicho original y el autor, pero sólo encontré a un tal James H. Kabbler III que dijo algo similar: “El cielo es un sueldo estadounidense, un cocinero chino, una casa inglesa y una esposa japonesa”; así mismo, “el infierno es [tener] un sueldo chino, un cocinero inglés, una casa japonesa y una esposa estadounidense” (fuente: rudyh.org). Esta frase sí me causó mucha gracia.