El Templo Budista Zhanshan en Qingdao

En esta ocasión, retomando mi viaje por la ciudad de Qingdao (se pronuncia chin-dao), muestro algunas de las fotos que tomé cuando visité un templo y monasterio budista cerca de una montaña rodeada por la ciudad. Se trata del Templo Zhangshan (se pronuncia yang-shan) al lado este del parque Zhongshan (se pronuncia yong-shan) de Qingdao en el distrito Shinán. Había varias personas, pero no vi ningún extranjero occidental y creo que yo era el único que llevaba una cámara fotográfica (exceptuando los celulares de la gente) así que tomar fotos al principio fue titubeante. No sabía si podía tomar fotos o no, así que poco a poco lo iba haciendo hasta que se me indicaba en algún lugar que no podía hacerlo, entonces me iba a otra parte y continuaba. La gente parecía bastante concentrada en lo que estaba haciendo.

El templo y monasterio son apenas del siglo pasado, construidos durante la Segunda Guerra mundial, pero a pesar de ser nuevos no dejan de llamar la atención. El recinto del templo tiene varios edificios entre ellos una gran biblioteca, una clínica, un lugar para hospedar a los peregrinos visitantes, tiendas, entre otros. A manera de brevario cultural, el budismo es una religión que también se divide en varias escuelas o sectas de interpretaciones diferentes. La doctrina del budismo en un lugar no es necesariamente la misma en otro. En este caso, el templo y monasterio pertenecen a la orden tiantai que es un grupo un poco más “abierto”, flexible o adaptable a la cultura de los diferentes países, es algo así como una versión más universal del budismo. En esta entrada también incluyo un corto video de un minuto.

Al entrar al recinto del templo, el monasterio y sus jardines me topé con este pequeño “campanario” en el que algunos feligreses dejaban una ofrenda y se les permitía tocar la campana que ahí colgaba.

 

Justo enfrente vi este edificio que en la parte de abajo parecían ubicarse varios puestos de comida y algunas curiosidades.

 

 

 

Nunca supe realmente las diferencias de cada templo o construcción pero en casi todos parecía que había que traer una ofrenda y postrarse para poder entrar.

 

Era común ver en casi cada explanada o corredor frente a un templo a la gente tomar ciertas varillas de incienso encendidas, colocarlas a la altura de su frente e inclinarse varias veces antes de acercarse a un templo o estatua.

 

Tomé esta foto desde una de las entradas en las que se puede percibir uno de los varios corredores rodeados de templos o pagodas, por lo general, en las cuatro direcciones. También en varias partes del recinto pude apreciar pilares con una flor de loto en la parte de arriba. El hombre en el primer plano observa la cámara.

 

Me llamó la atención el diseño de esta ventana. En el centro se puede ver una cruz gamada o esvástica, un símbolo muy común en este tipo de templos budistas, así como en algunos otros grupos religiosos o políticos, tal vez más conocido en el occidente por el nacismo.

 

Uno de los templos en el recinto budista.

 

En mi recorrido vi algunos edificios vacíos como este. Por el espacio del interior y diseño de todo el edificio parecería haber sido diseñado para un uso más secular o funcional en vez de religioso.

 

Pequeñas figuras abandonadas detrás de uno de los templos. Sí, tentador, quería llevarme alguna a mi casa pero tal vez podrían haber sido ofrendas y en mi intento por llevármelas el mono de la izquierda podría haber despertado mágicamente y haberme mordido la mano. Bueno, uno nunca sabe.

 

Las multitudes acercándose a la mesa de ofrendas en las que dejaban frutas, dinero y otros regalos y entonces se postraban y se retiraban permitiendo a los de la siguiente fila de gente hacer lo mismo y así sucesivamente.

 

Este parecía ser uno de los edificios principales.

 

El objeto con fuego parece ser un tipo de carbonera en la que se depositan todas las varillas de incienso que ya no se usan. En la parte de atrás estaba otro tipo de objeto un poco alto en el que la gente ponía sus manos como para calentarlas o “cargarlas” de algo, despues se tocaban la cabeza, espalda, sentaderas, piernas, pies, brazos, hombros, abdomen, etc. incluso algunas parejas, o entre amistades, se tocaban entre sí con el mismo propósito.

 

Mientras tomaba fotos aproveché para captar a este monje hablando con una feligresa. Me llevé la impresión de que varios de estos monjes tenían un porte o presencia más occidental y hasta cierto punto económicamente privilegiada. Fue interesante ver a uno de los más ancianos con un manto café sobre el amarillo revisar su iPhone antes de que me descubriera tratando de tomar una foto de él.

 

Esta mujer se encargaba de recibir las ofrendas.

 

Una de las varias estatuas de Buda. Nótese la cruz gamada (esvástica) en el pecho y la posición de loto en la que se encuentra. Quise tomar una mejor foto pero despues de que se percataron de mis intenciones uno de los encargados vestido de civil con un gafete colgando me indicó con señas que no debía de tomarle fotos.

 

Feligreses con incienso sobre sus frentes. Una vez hechas sus reverencias con ello, depositaban el incienso en una caja con fuego y se postraban frente al templo.

 

Detalle de las varillas de incienso con caracteres chinos.

 

Al terminar el uso del incienso la gente lo clavaba o fijaba en algun lugar y otros simplemente lo depositaban en la caja con carbones y fuego.

 

Me pareció interesante ver este tipo de reliquia o colgaje sobre algunos monjes, me dejó con la curiosidad de saber si tiene alguna relación con su rango o logros personales. No tengo idea.

 

Con estas velas, e incluso algunas con forma de flor de loto, la gente encendia sus varillas de incienso.

 

Si no me equivoco el nombre oficial de este lugar es la Biblioteca de las Escrituras del Monasterio Cham Shan de Qingdao

 

La entrada de la Biblioteca de las Escrituras del Monasterio Cham Shan de Qingdao. Según leí por ahí existen más de 6000 volúmenes de escrituras albergados en este edificio.

 

Si yo fuera el dueño de este BMW, yo no estaría muy feliz de ver que un gato se subiera arriba de él. Pero bueno, parece ser que el felino tiene un gusto particular por la industria automotriz alemana.

 

Otro de los edificios en el recinto, tal vez un lugar destinado para hospedar a los visitantes, realmente no lo sé.

 

Otro ejemplo de gente encendiendo sus varillas de incienso.

Otro ejemplo de gente encendiendo sus varillas de incienso.

 

 

Vista desde la torre.

 

Afuera del recinto del templo me tope con esta pagoda de siete pisos. Según leí mide 20 metros (65.6 pies)

 

La Torre de la Campana Olímpica.

 

Detalles en el techo de la Torre de la Campana Olímpica

 

La Torre de la Campana Olímpica. Esto no es parte del templo budista. Al subir la mujer encargada me dijo que tocara la campana tal como el hombre en la foto. Asi que lo hice.

 

 

También fuera del recinto había un estanque con otra imagen en una flor de loto.

 

En el estanque la gente ofrece algunas oraciones y libera algunos peces, tortugas u otros. En esta foto se pueden ver varios peces. Esto sería un paraíso para un cocodrilo si hubiese alguno.

 

Esta mujer en plena oración antes de liberar varios pececillos.

 

Liberando algunos peces despues de haber orado.

 

Encendiendo incienso.

 

La estatua central del estanque sobre una flor de loto.

 

Y a continuación un video de un minuto.

Si les gustó esta entrada hagan click en me gusta en Facebook. Y si quieren recibir una notificación semanal de este blog ingresen una dirección de correo electrónico en el campo al lado derecho del título.